Son como este padre

Una de las quejas más repetidas respecto a la asignatura de Educación para la Ciudadanía es la de que la educación ética y moral es algo exclusivo de las familias y que nadie se puede meter en ello.

Pensando en esto, me dio por recordar cómo uno de mis vecinos fue a la piscina con su hijo. Allí el chico que trabajaba de vigilante vio al niño correr por el borde de la piscina, ante lo cual le advirtió que no hiciera eso ya que era peligroso. El niño fue al padre, y el padre, enfadadísimo, le dijo al vigilante entre gritos que él no era nadie para decir a su hijo lo que debía o no hacer. Y que mucho cuidado con seguir “molestando” a su hijo, que igual se quedaba sin trabajo de vigilante.

Lo de menos era que fuera peligroso para un niño correr por el borde, porque se podía hacer daño al caer o hacer daño a otros al tropezarse y caer a la piscina sobre otros. Lo importante consistía en que para este señor el niño era tan propiedad privada suya como lo podía ser su coche o su televisión. Y , claro, quien se creía ese moralista para imponer valores a su hijo, que era de su exclusiva propiedad. Así pues, todo lo que le enseñara él era cosa buena, todo valor que le enseñe otro era cosa mala…de hecho, era casi como un allanamiento de morada o un robo.

Sí, los que promueven la objeción ante la Educación para la Ciudadanía son como este padre. Da igual que lo que ellos enseñen a sus hijos sea dañino para los demás: las mujeres, los homosexuales o el resto de los ciudadanos con los que convivirán en el futuro. Lo importante es que el niño no es un ser humano, sino un objeto más de su exclusiva propiedad, y si sus enseñanzas contribuyen a la formación de monstruitos racistas, machistas o totalitarios es lo de menos.

¡Como si el hecho de perjudicar a los demás fuera importante respecto al hecho de que podamos hacer lo que nos plazca!. Por este pensamiento, que es el central de todo este tema, los objecionistas ante esta asignatura son como este padre…

Anuncios

~ por Lüzbel en Lunes, 2 julio 2007.

7 comentarios to “Son como este padre”

  1. […] leyendo en El Daño de Lüzbel Luzbel, 20:27 – Archivado en Actualidad, Moral y Religión. […]

  2. que maaaaaaaaaaaaaalo el ejemplo…

  3. Ya tienes mi réplica en Farlopa. Saludos.

  4. ¿Ya estás aquí definitivamente?

    Hoy precisamente he escrito sobre EpC. He sacado el temario del MEC (del real decreto y la ley orgánica correspondientes) y lo he extraído.

    No veo la polémica. El que quiera verla ve humo. Tan humo como ver la mano del PSOE tras los atentados del 11-M…

  5. Pues sí, ya me quedo.

    Lo curioso del tema es que casi todos los que quieren objetar son gente asociada al Foro de la Familia o a organizaciones ultracatólicas, absolutamente partidarias de poner crucifijos en las escuelas públicas…

  6. […] todas luces son valores muy superiores los de éste padre (entre otros) a los que se quieren enseñar en la asignatura (democracia, derechos humanos, civismo, […]

  7. Estimados señores.

    En la actualidad me encuentro escribiendo, sobre un tema que últimamente me genera un gran interés.

    Trata de una problemática en la educación que está afectando de manera contundente la sociedad, me atrevería a decir, de toda la tierra.

    Los medios de comunicación en aras de vender sus espacios producen una serie de productos que por lo general están en contra vía de los que conocemos como la moral y las sanas costumbres, de tal manera que cuando desarrollamos sistemas de educación encaminados a fortalecer la moral de nuestros hijos y alumnos, vemos que una vez llegan a casa y terminan sus tareas, la televisión, entre otros factores en los que puedo incluir la música, destruyen todo un día de trabajo educativo.

    ¿Qué podemos hacer como padres? Y ¿Qué podemos hacer como profesores?

    En ocasiones hablando con padres de familia o con profesores, siento que no nos hemos dado cuenta de la amenaza y la gravedad de lo que la sociedad mundial está viviendo.

    Tan solo unas décadas atrás no se vivía lo que se esta viendo hoy en día, no solo en la moral como valores sociales y familiares sino como, conductas que ya rayan en la violación de los mismos derechos humanos, y es cuando nos aterramos cuando vemos un chico adolescente baleando a sus compañeros en una escuela, no solo en Estados Unidos, si no que ya lo estamos viendo en colegios de países latinoamericanos y europeos.

    ¿Qué pasa? ¿En que nos estamos equivocando como padres y como profesores? ¿Contra quien debemos luchar?, porque siento que estoy siendo atacado, pero no se de donde ni conozco el enemigo, por favor abúndenme, cada vez me siento más desconcertado, ¿como podemos unirnos para defendernos como padres y como profesores?

    Hasta el momento, el tema que estoy escribiendo y lo que he estado averiguando, me conduce a pensar, que esta situación parece planeada desde sus más íntimos detalles, lo que estamos viviendo no es producto de la casualidad y menos de la evolución social, hasta el momento creo que las pretensiones de quienes estad detrás de este terrible plan es acabar con el concepto de familia tal como la conocemos.

    Por favor es importante que nos contactemos entre docentes y padres.

    Carlos E, Román, H

    Claloc85@latinmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: